Terapia ACT en Berlín

ACterapia

También conocida como terapia de aceptación y compromiso. Esto se deriva de la terapia cognitiva conductual (TCC), por lo que encaja en el movimiento de la tercera ola, definido por Steven C. Hays (2012). Con ACT damos un paso más hacia el cambio gracias al trabajo terapéutico que se basa en la noción de flexibilidad mental.

Organización de la terapia ACT

Esto se articula en tres etapas y en dos conceptos cada vez:

1. Primero, la realización y aceptación de nuestra vida, del pasado, de nuestras historias vividas que conforman la persona que somos hoy. Los sentimientos de sufrimiento o dolor son una parte integral de estas experiencias. Luego el principio de defusión, que nos permite considerar otras perspectivas sobre diferentes comportamientos o sentimientos que nos han lastimado. Los síntomas se convierten entonces en experiencias de vida y tratamos de no evitarlos más.
2. En segundo lugar, centrarse en el presente con plena conciencia, comprender cómo somos parte de él. Ya no estamos en esta fase del pasado, sino del aquí y ahora. Ya no somos el niño indefenso, sino el adulto que puede reaccionar. La idea aquí también es volver a centrarse en el Sí mismo como un individuo de referencia, actuando en su propio entorno. Ya no reaccionar en relación a una situación sino en relación a uno mismo.
3. La tercera fase mira al futuro definiendo qué queremos hacer con él. Para ello, pasamos por el desarrollo de nuestros valores en los diferentes ámbitos de nuestra vida. ¿Qué camino te gustaría que tomara tu esfera social? ¿Quién quieres ser en tus círculos familiares? ¿Cómo quieres amar, compartir, invertir? ¿Qué es lo que te importa hoy?

Ponerlo en ACción

Una vez apuntados estos, analizamos cómo podemos acercarnos a ellos. ¿Qué nos falta concretamente para lograrlo de esta manera? ¿Qué impide avanzar en esta dirección? Allí emergen unos objetivos, a corto, medio y largo plazo, que traen de manera significativa el cambio deseado y decidido por el paciente. Luego nos metemos en la acción, la promulgación (“ACT”) de lo que tiene sentido para nosotros, mientras valoramos el trabajo realizado hasta el momento.

En todo momento, la relación paciente-terapeuta es igualitaria, es decir que el terapeuta también puede ser tomado en su vida, por emociones fuertes y seguramente tendrá otros valores según su experiencia. Y eso está bien. Lo importante es poder hacer algo con él. Lidiar con el hecho de sufrir y no buscar no sufrir más.

En definitiva, la Terapia ACT nos ayuda a conseguir lo que tenemos, lo que somos y lo que queremos hacer con ellos. Paso a paso, y dependiendo de lo que sea posible para cada persona, este es un acercamiento que te permite reenfocar y dar el sentido deseado a tu existencia sin dejar de lado todo lo que forma parte de ella. El existencialismo, el humanismo y el conductismo son las inspiraciones que guiarán al psicoterapeuta en este proceso terapéutico.

Las fases de la Terapia ACT consisten en…

Primera fase

Aceptación de la propia vida.

Segunda fase

Centrarse en el presente con plena conciencia.

Tercera fase

Mirando hacia el futuro y definiendo qué queremos hacer con él

We’re Here to talk

Write to us

Schönhauser Allee 55, 10437 BERLIN

Open Hours

Mon – Fri: 09AM – 08PM
Sat : 09AM – 07PM